Archivo de la etiqueta: Guadua

19 provincias en Ecuador reforestan y cuidan el agua

En el cantón Cotacachi (Imbabura) funciona uno de los  viveros que está a cargo del Gobierno. Foto: Francisco Espinoza para EL COMERCIO

En el cantón Cotacachi (Imbabura) funciona uno de los viveros que está a cargo del Gobierno. Foto: Francisco Espinoza para EL COMERCIO.

Washington Benalcázar,
Bolívar Velasco y Andrea Medina. Redactores (I)

De los 23 gobiernos provinciales del país, 19 cuentan con viveros que producen 2,2 millones de plantas anuales para la reforestación, el cuidado de las cuencas hidrográficas y la disminución de la frontera agrícola, principalmente.

Imbabura lidera la producción de las plantas nativas según el Censo de Información Ambiental Económica de los gobiernos provinciales, hecho por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Se trata de especies de la zona andina destinadas a la reforestación. La Prefectura de Imbabura dispone de un invernadero de cerca de media hectárea, ubicado en Cotacachi, con capacidad para producir

150 000 plantas arbustivas, dijo Jorge Paredes, técnico forestal.
De ese total, el 85% (127 500) es de plantas endémicas como aliso rojo, cholán, pumamaqui, guarango, motilón, capulí, entre otras. Las demás son especies introducidas ornamentales, como la acacia y el tilo.

Paredes explicó que las especies nativas son ideales, pues se adaptan bien luego del trasplante. Añadió que la Prefectura impulsa el proyecto Herencia Verde, cuya meta es reforestar al año 250 hectáreas de terrenos públicos para recuperar la cobertura vegetal.

Para ello se atienden pedidos de las juntas parroquiales e instituciones educativas. La entrega de plantas es gratuita.
Un técnico visita el sitio en donde se planifica colocar los arbustos, de entre cinco y seis meses de edad. La idea es recomendar la especie adecuada para cada zona. En terrenos vecinos a las fuentes hídricas, sobre los 3 000 metros, la mejor opción es sembrar alisos o pumamaquis.

En Carchi, la Prefectura tiene cuatro viveros. El de mayor extensión, de tres cuartos de hectárea, está en Tulcán, donde se producen 310 000 plantas al año. De ese total, el 70% es nativo de la zona fría, como arrayán, pumamaqui o laurel de cera que se destinan a zonas que están entre la cota de 2 600 y
3 000 metros de altura.

La Prefectura del Carchi reforesta directamente en las fuentes de agua, donde se han perdido bosques y en terrenos comunitarios, a través de mingas con juntas de agua. El seguimiento se hace en sitios con más de 1 500 plantas.

Orellana es la provincia con la mayor cantidad de especies introducidas y nativas que se producen en viveros. Augusto Córdova, subcoordinador del departamento de Gestión Ambiental de la Prefectura, explicó que el Gobierno Provincial maneja un único espacio de tres hectáreas, en donde se cuidan especies maderables y ornamentales.

Este vivero está en la localidad Nuevo Paraíso, a la altura del km 8 de la vía Coca – Lago Agrio. Allí se cuidan alrededor de 400 000 plantas, mayoritariamente de balsa, que se ofrece a diferentes interesados.

Uno de ellos es una empresa privada que ocupa la balsa para fines comerciales. Así indicó Enrique Morales, titular del área de Gestión Ambiental de la Prefectura de Orellana. “Tenemos varios programas en los que se utiliza la balsa para reforestar áreas degradadas. Esto se complementa con rentabilidad económica”. La balsa es una planta de rápido crecimiento y considerada ideal para este territorio.

Pero hay personas particulares de esta provincia que compran las otras especies de plantas del vivero, que cuestan entre USD 0,50 y 1.

La Prefectura de Santo Domingo de los Tsáchilas tiene desde el 2010 el vivero Kasama que produce 500 000 plantas al año. Allí hay especies maderables como el chispeó, guadúa, bambú, moral fino, sangre de drago, guayacán, chiparo, bobo y frutales.

El objetivo principal de estas plantas es la repoblación de las áreas deforestadas. La Unidad de Gestión Ambiental informa que en la provincia hay unas 54 000 hectáreas que se deben reforestar, sobre todo en las microcuencas. En el 2016, la provincia contaba con 1 250 hectáreas forestadas y reforestadas con fines de conservación, según el INEC.

Ivanova Ortega, directora de la Unidad de Gestión Ambiental de la Prefectura, aseguró que para el 2018 se presupuestaron USD 531 588 para la reforestación de cuencas hídricas. Eso incluye la construcción de un nuevo vivero con similar capacidad al actual. Otro de los programas involucra a la comunidad, que presta sus terrenos para reforestar.

En ese caso se le entrega en donación una cierta cantidad de plantas. Esto ya se ha hecho en territorios cercanos a las riberas del Alluriquín y Damas.

http://www.elcomercio.com/actualidad/provincias-reforestan-cuidan-agua-especies.html

ICONTEC, Invitación a Consulta Pública DE345-17.

  • De: Edgar José Erazo Ramos <mesaguadua@misena.edu.co>
  • Enviado: miércoles, 10 de enero de 2018 5:11 a. m.
  • Asunto: Fwd: ICONTEC, Invitación a Consulta Pública DE345-17.

Estimados amigos del sector cadena de la guadua.

Comparto con ustedes esta invitación a participar del proceso de consulta publica del proyecto de norma.

logo_icontec_organismo.gif

01011301-CD N6159

Bogotá D.C., 01 de enero de 2018

Señor(a) miembro de comité CTN 178 BAMBÚ-GUADUA

Apreciado señor(a) :

Respetados señores:

El comité de normalización CTN 178 BAMBÚ-GUADUA desarrolla actualmente el proyecto de norma DE345-17, CASETONES CON Guadua angustifolia Kunth. Queremos invitarlo a participar en el proceso de Consulta Pública presentando sus observaciones a través de nuestra página electrónica antes del 01 de marzo de 2018.

Para acceder al/los documento(s), por favor acceda a la siguiente dirección electrónica: DE345-17

NOTA: Cuando haya ingresado al documento podrá hacer sus comentarios ubicandose directamente en el numeral de su interés y haciendo click sobre este. En la ventana que se despliega, por favor indique sus comentarios como editoriales o técnicos. Cuando haya terminado cada comentario debe Guardar . Cuando finalice el registro de sus observaciones, no olvide emitir su Concepto global sobre el documento en la ventana inicial.

Cualquier inquietud al respecto la atenderé con gusto en el teléfono 6 07 88 88 (Extensión 1444), o a través del Correo Electrónico en la siguiente dirección: jhurtado

Cordialmente,

Ing. Julián David Hurtado Melo

Profesional de normalización

LA NORMALIZACION : factor clave del desarrollo industrial y económico del país.

ICONTEC – Instituto Colombiano de Normas Técnicas y Certificación

Organismo Nacional de Normalización (decreto 2269 de 1993)

¿Es barato construir con Guadua?

Crosswater ecolodge
Crosswater ecolodge – Simón Vélez y equipo

Es fácil afirmar este juicio cuando no se tienen en cuenta muchos criterios. No es tan simple. El bambú gigante muy conocido en Colombia y endémico de esta región, la Guadua, es bien conocido como un recurso propio de sus fincas, crece prácticamente solo y no necesita mucho mantenimiento, ¿se consiguen guaduas a precios muy bajos?, si, precios tan bajos que parece que ni siquiera fuera un material valioso y hace pensar que las construcciones en dicho material son precarias

Pero estos precios bajos son en guadua sin limpiar, preservar, secar y otros procesos importantes para obtener una estética y durabilidad adecuada que debería tener toda construcción permanente.

Lleva trabajo limpiar las vellosidades, la tierra, los musgos, líquenes y plantas que están adheridos en la corteza de las guaduas. Se podría pensar que esta labor es meramente estética pero también tiene un impacto importante sobre la durabilidad del material pues la hace menos propensa a absorber humedad y con ella la aparición de hongos que la degradan además de que mejora adherencia de la superficie para la aplicación de recubrimientos protectores.

Las maderas siempre tendrán un contenido de humedad debido a su naturaleza higroscópica, una madera se considera seca cuando tienen un contenido de humedad de equilibrio con el ambiente y esto oscila generalmente entre 15 y 17%. Debido a la anatomía de la guadua que cuenta con predominancia de fibras en dirección a lo largo del tallo es normal que se presenten fisuras y rajaduras. Pero cuando se trabaja con guadua “verde” o sin secar esta probabilidad aumenta drásticamente y ocurre básicamente porque cuando se trabaja con guadua seca ya se ha seleccionado la que presenta menos fisuras y se descartan para otros usos las guaduas más afectadas lo que finalmente se traduce en costos.

La guadua también puede ser afectada por hongos y los rayos del sol. Para protegerla de esto generalmente se debe recurrir a materiales de recubrimiento como pinturas y barnices, y posiblemente tener que realizar mantenimientos periódicos dependiendo de la exposición en la que se encuentre.

Otro factor que influencia directamente el costo de una construcción en guadua es su diseño y acabados. A veces se recurre al uso de mayor o menor cantidad de palos de guadua según el efecto estético deseado y de uniones más simples o sofisticadas.

Debido a que la guadua es un material diferente al concreto, al acero e incluso a la madera de árboles, se requiere de mano de obra y diseño especializado. Un constructor que use materiales tradicionales generalmente no tiene el conocimiento para construir con guadua y éstos últimos son más escasos lo que generalmente incurre en mayores costos.

Puntarena Beach Club
Beach Club Buenaventura – Bahareque Arquitectura

En ciertas condiciones una guadua puede no durar mucho, a la intemperie dura unos dos años si está sin tratamientos. Es necesario entonces recurrir a procesos de preservado químico para prevenir el ataque de insectos. Otro proceso a sumar

Como dijo Simón Vélez alguna vez, la guadua es un material como lo es cualquier otro, con el mismo ladrillo se construyen tugurios y mansiones. Un material no determina el costo de una obra tan directamente como se piensa comúnmente

Es cierto que se pueden hacer obras muy pero muy baratas con guadua, pero generalmente así es su calidad también. Usar guaduas cortadas en cualquier época, sin lavar, preservar ni recubrir, para una obra que aunque tenga buena técnica e ingeniería constructiva podría no durar más de dos años, mientras que cuidar cada proceso anteriormente mencionado podría hacer que una construcción en guadua dure cientos de años, claro, con su reflejo en el costo y precio

La guadua tiene la ventaja de que no se necesitan de grandes maquinarias para su cosecha y se puede usar fácilmente sin realizarles los debidos procesos, lo que a permitido que muchas personas hagan obras muy precarias y temporales que si bien cumplen su función por tiempo limitado, contribuyen a una percepción que se ha generalizado de que la guadua es un material de mala calidad. Está en nuestras manos aprovechar bien este grandioso material y demostrar que es el material de mayor sostenibilidad ambiental en el mundo que puede contribuir a la edificación de obras de la mejor calidad.

 

Gracias por leer, participar y compartir

https://palakas.jimdo.com/2014/07/07/es-barato-construir-con-guadua/

PROPUESTA DE CONSTRUCCION EN ARCHIVO ANEXO

Estimado sr Sánchez, un saludo especial,

Anexo dos archivos donde podrá conocer un poco mas mi trabajo y, si nota algún interés en que le sirvamos lo haremos con el mayor gusto.

Quedo atento a sus comentarios.

  • Gustavo Teneche
  • gustavoteneche@empresarios.com
  • “Profesional en Construcciones y Obras Civiles – UNAD”
  • Cel/what/Viber: +57-3178149055 – +57-3125395738

** Para envío de documentos e información

  • Alcalá Norte del Valle del Cauca
  • Cra 9 # 4-63 Centro – Oficina de Servientrega
  • a nombre de Gustavo Teneche

Guadua y Bambu Colombia

1482854914409_1_Primary_logo_on_transparent_417x75.png

PROPUESTA DE CONSTRUCCION 2018.pdf
PROPUESTA DE CONSTRUCCION 2018.ppsx

BOLETIN MESA. INFORME DEL OBSERVATORIO LABORAL Y OCUPACIONAL COLOMBIANO

De: Edgar José Erazo Ramos <mesaguadua@misena.edu.co>

Enviado: jueves, 21 de diciembre de 2017 11:31 a. m.
Asunto: BOLETIN MESA. INFORME DEL OBSERVATORIO LABORAL Y OCUPACIONAL COLOMBIANO

Estimados amigos del sector.

Comparto con ustedes el informe del observatorio laboral y ocupacional colombiano entorno al sector y tiene como fin describir las principales características del sector guadua en cuanto a su estructura productiva y ocupacional, los programas ofertados por el SENA, y los certificados de normas de competencias laborales relacionadas con el sector. La primera sección del documento presenta una caracterización general del sector, y la segunda sección se encarga de presentar el contexto laboral y ocupacional del sector en Colombia y su relación con el SENA en términos de programas de formación y certificación en normas de competencia.

Espero sea de utilidad para conocer la dinamica del sector y herramienta para definir el camino para su crecimiento.

Buen dia

Bol. Guadua OLO.pdf

El Bambú guadua a la Intemperie

Foto: Estructura en bambú a la intemperie. Palakas.

Es bien conocido por las personas que trabajan el bambú guadua que hoy en día no existe una tecnología que garantice la exposición de esta a la intemperie, pero para la persona del común no, entonces vamos a intentar explicar esto de una manera rápida y simple.

El bambú y la guadua es un material natural y orgánico como lo es una madera y son degradados por otros agentes biológicos como los insectos, hongos y radiación. El agua o la lluvia no son malas de por si, pero estas dan las condiciones de humedad para que puedan vivir hongos indeseados que se alimentan de esa materia orgánica.

En Colombia existe la llamada madera inmunizada, generalmente de color verdoso que puede ser expuesta a la intemperie por tiempo prolongado sin problemas. Esta tecnología de inmunización a base de CCA (Cromo, Cobre, Arsénico) es supremamente tóxica e impide la vida de insectos y hongos en cualquier condición de temperatura y humedad normal. Pero la tecnología CCA en autoclave no le funciona bien al bambú y en específico al bambú guadua pues los “pits” o por llamarlos de alguna manera los poros celulares son mas pequeños que el tamaño de las moléculas de los elementos químicos mencionados.

Lo recomendado hoy en día para el bambú guadua es hacer preservación por inmersión en tanques a base de boro, esta impide el ataque de insectos pero no el de los hongos. Para controlar estos últimos se debe recubrir con barnices o pinturas que impidan al aumento de humedad y es necesario un mantenimiento periódico. Adicionalmente algunos recubrimientos nos ayudan a proteger del sol. Para exposiciones a la intemperie también ayuda el impedir que el agua o la humedad entre al interior de los tallos pues es ahí donde es menos densa y absorbe mas humedad, ello se logra con barreras físicas tapando las bocas de los tallos o como la creatividad y recursos nos permita.

Fuente: Palakas

http://www.forestalmaderero.com/articulos/item/bambu-guadua-la-intemperie.html

Nanofibra de bambú más fuerte y liviano que el acero

El desmonte de matorrales de bambú destructivos en todo Japón está impulsando la producción de un material que podría cambiar el proceso de fabricación de productos que van desde pañales hasta automóviles.

Chuetsu Pulp & Paper Co., en colaboración con la Universidad de Kyushu, estableció una técnica que utiliza bambú para crear nanofibras de celulosa (CNF), que son cinco veces más resistentes que el acero, pero solo una quinta parte del peso del metal.

El gran obstáculo es el costo de producción.

Se espera que la compañía comience la producción comercial de CNF en junio en su planta de Sendai en Satsuma-Sendai, prefectura de Kagoshima. Planea producir 100 toneladas de CNF por año.

CNF consiste en pequeñas estructuras reticuladas de fibras de celulosa, que constituyen las paredes celulares de las plantas. Se crea al descomponer la pulpa de madera en pedazos extremadamente pequeños.

El grosor de CNF es de aproximadamente 10 nanómetros, o una diezmilésima parte del grosor de un cabello. (Un nanómetro es una milmillonésima parte de un metro).

Cuando se mezcla con plásticos o caucho, CNF mejora la resistencia de los materiales y evita cambios drásticos en su forma causados ​​por las fluctuaciones de temperatura.

CNF se puede hacer de todo tipo de plantas, pero el CNF derivado de bambú se combina más fácilmente con plásticos y otros tipos de resina que el material creado con otros tipos de árboles.

La producción de CNF también podría ayudar a resolver un problema ambiental.

Los municipios alrededor de Japón están tratando de deshacerse de matorrales de bambú desatendidos que pueden tener un impacto catastrófico en los bosques circundantes de otros árboles.

En la prefectura de Kyoto, los cipreses y cedros japoneses se han marchitado por los daños causados ​​por los matorrales de bambú abandonados.

Nuevos brotes pueden brotar de raíces de bambú que se extienden rápidamente. Los brotes también crecen rápidamente hasta unos 20 metros, bloqueando la luz solar y matando a otras plantas a su alrededor. Como resultado, el suelo se afloja. Esto pudo haber contribuido a un deslizamiento de tierra que ocurrió cerca de un bosquecillo de bambú cuando un tifón golpeó la prefectura de Kagawa.

Kagoshima es la prefectura japonesa con la mayor superficie de bosques de bambú. La ciudad de Satsuma-Sendai en la parte occidental de la prefectura se enfrenta a un problema creciente con los matorrales de bambú abandonados porque sus dueños se están volviendo demasiado viejos para cuidar las plantas.

A pedido de las autoridades locales y otros, Chuetsu Pulp & Paper compró anualmente 20,000 toneladas de bambú en la ciudad desde 1998.

La compañía produjo papel a partir del bambú, pero también comenzó a investigar el CNF elaborado con bambú para utilizar el recurso de manera más efectiva.

Según la Agencia Forestal, Japón tenía 161,000 hectáreas de bosque de bambú a partir de 2012, un 12 por ciento más que en 1981.

El bambú se ha utilizado para carbón, papel, material de pavimentación de carreteras y otros productos, pero la demanda de madera se ha ido reduciendo.

“Para evitar una mayor expansión de matorrales de bambú, no hay más remedio que poner el uso comercial (de bambú) en la pista para el éxito”, dijo Shigeo Suzuki, un profesor de geografía ecológica en la Universidad Rissho.

CNF hecho de plantas que no sean bambú se ha utilizado en productos que ya están en el mercado.

Nippon Paper Industries Co. en octubre de 2015 comenzó a vender un pañal desechable para adultos que tiene una hoja fabricada por CNF en una pieza que no entra en contacto con la piel del usuario. Esto mejora el efecto desodorizante del producto.

Aunque la pulpa, es ecónómica, el proceso de romper la fibra en trozos pequeños requiere mano de obra y dinero. Los gastos de fabricación ascienden a varios miles de yenes (docenas de dólares) por kilogramo.

La Universidad de Kioto está llevando a cabo proyectos de investigación para reducir los costos de producción de CNF y reducir el peso de los automóviles mediante el reemplazo de piezas fabricadas con CNF.

La investigación en toda regla en CNF comenzó alrededor de 2004. Los Estados Unidos, China y los países del norte de Europa han participado activamente en el desarrollo de una fibra fuerte.

(Este artículo fue escrito por Kazuya Goto y Takehito Sato)

Conozca un estudio técnico aquí

Fuentes: Bio Fuel Digets, Asahi.  

Nanofibra de bambú más fuerte y liviano que el acero

Materiales de Construccion: Diseñan losas con vigas de bambú-Guadua. Resistentes como las de acero y más económicas

El arquitecto João Boto Caeiro, investigador de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), y la empresa Kaltia Consultoría y Proyectos crearon un sistema de losas basadas en vigas de bambú reforzadas con acero que sirven de estructura para las construcciones.

Estas “bambulosas”, como ellos mismos las llamaron, son igual de resistentes que las losas convencionales fabricadas con concreto y varillas de acero. Además, por el bajo costo del bambú, la innovación podría reducir hasta 20 por ciento los precios de la construcción de las losas, destacó el arquitecto. “Esto representa una oportunidad para las comunidades marginadas del país o para las zonas que son más afectadas por desastres naturales, ya que podrán construir casas resistentes a un costo menor”.

Esta invención, realizada con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) a través del Programa de Estímulos a la Innovación, se encuentra en proceso de patente.

Propiedades del Bambú. 
El bambú tiene importantes propiedades de diseño que lo hacen un material ideal para la construcción. Por ejemplo, tiene una resistencia de 102 kilos por metro cuadrado, mientras que el concreto tiene una de 82 kilos y la madera de 76 kilos, de acuerdo con el documento Perspectivas del bambú para la construcción en México, realizado por el investigador Víctor Rubén Ordóñez Candelaria y publicado por el Instituto de Ecología (Inecol).

Además, agrega el artículo, el bambú es ligero, lo cual facilita su manejo. Asimismo, el bambú no requiere de muchos cuidados para su cultivo, pues puede crecer en casi cualquier parte del mundo en donde exista un clima cálido y húmedo.

Fuente: Arq. México

Lea también

Suelos de bambú
http://www.forestalmaderero.com//articulos/item/suelos-de-bambu.html

Guadamóvil. Automóvil hecho de guada y bambú
http://www.forestalmaderero.com//articulos/item/guadamovil-automovil-hecho-de-guada-y-bambu.html 

Materiales de Construccion: Diseñan losas con vigas de bambú-Guadua. Resistentes como las de acero y más económicas

La Guadua-Bambú: de la construcción a la mesa

La investigación del bambú nativo de América menciona que es la especie de mayor demanda y mejor aceptación del sector productivo. Tiene fácil propagación y rápido crecimiento. FOTO ARCHIVO EL COLOMBIANO

La guadua es una planta que se cultiva en Santander, Nariño y el Eje Cafetero, departamentos y regiones de Colombia.

La planta, que es utilizada principalmente en la construcción, tiene otros usos y estos son alimenticios.

Así se desprende de una investigación de la Universidad Nacional, según la cual de ella se puede sacar harina, ingrediente para la elaboración del pan.

“Si usted usa 100 gramos de harina para la fabricación del pan puede reemplazar el 10% con harina de la guadua, según explicó Eugenia González Castrillón, profesora de la U. Nacional. Y esta mezcla no altera el sabor, cualquier persona desprevenida no percibe nada diferente al degustar el pan.

La humedad es una de sus ventajas. “Si usted va a comprar un pan, el que tiene la harina de guadua pesa más, explicó la profesora.

Pero, ¿qué se utiliza de la guadua?, tal y como muchas personas consumen los palmitos, en este caso se recurre a “los hijos” de la guadua, conocidos como brotes, renuevos. “Es lo que emerge del suelo, tiene forma de cono invertido y está cubierto por hojas cafés. Dichas hojas protegen ese brote”, señaló la profesora.

La guadua no crece a los lados como los árboles, desde pequeños tienen su diámetro que oscila entre 10 y 15 centímetros. La investigación utilizó el bambú nativo de América: Guadua Angustifolia Kunth.

Katherine Manjarrés, estudiante en maestría en ingeniería agroindustrial de la Universidad Nacional, indicó en un documento del centro de educación, que Colombia ocupa el segundo lugar de diversidad de bambú en Latinoamérica.

Los departamentos con mayor diversidad de bosques de bambú son Norte de Santander, Cundinamarca, Cauca, Valle del Cauca, Antioquia, Huila, Nariño y Quindío, destacó el estudio.

Aunque es una planta que se produce en diversas regiones del país, falta más explotar su potencial, según indicó Ximena Londoño, presidente de la Sociedad Colombiana de Bambú. “Conocemos el potencial de la guadua, pero es un tema complicado”, sostuvo.

La guadua tiene cianuro, por ello los expertos sugieren hervirla varias veces. La receta para la paleta es la siguiente: Se hierve la guadua, se lava, y se repite la cocción y la lavada en tres oportunidades. La pulpa resultante se licua y se hace la paleta.

Para la elaboración de la harina se seca la pulpa luego de haberse cocido y lavado en tres ocasiones.

Puede secarse en el horno, este producto se pulveriza y se usa con la harina comercial.

OTROS USOS EN MUEBLES Y PANELES

· La guadua se cultiva desde Norte de Santander hasta Nariño, pero la zona cafetera tiene mayor apropiación. Ximena Londoño, presidente de la Sociedad Colombiana de Bambú, explicó que en el país se usa principalmente en construcción, pero con ella también se fabrican muebles, artesanías y paneles a partir de la esterilla (en reemplazo del tríplex de madera). Ximena Londoño se dolió de que falta camino por recorrer en la explotación de la planta. “Está subutilizada”, dijo.

Fuente: El Colombiano

La Guadua-Bambú: de la construcción a la mesa

 

Científico revela que muchos productos de bambú – guadua y sus procesos son carbono neutral.

Foto: El Rincón de Susu

Debido a su crecimiento verde, el aprovechamiento sostenible, y propiedades similares a la madera, el bambú es ampliamente percibido como una alternativa verde atractiva para otros materiales utilizados en la decoración de interiores y sectores de construcción.

Sin embargo, algunos argumentan que los costos ambientales de la producción – y el hecho de que los recursos de bambú se encuentran lejos de los mercados de consumo occidentales – son mayores que los beneficios verdes de la planta.

Un nuevo informe esboza un proceso científicamente validado para evaluar las credenciales ecológicas de los productos hechos de bambú – guadua. Muestra cómo los artículos hechos de esta planta versátil, puede ser carbono neutral – o incluso carbono negativo – durante su ciclo de vida. Proporciona una herramienta que los productores pueden utilizar para certificar sus credenciales verdes para el creciente número de productos de bambú – guadua en el mercado.

El informe utiliza un análisis del ciclo de vida y la huella de carbono, para demostrar cómo se puede producir pruebas para medir el impacto ambiental de bambú para la fabricación de productos duraderos. Este análisis evaluó pisos de bambú, cubiertas, revestimientos, paneles y vigas. Esto demuestra que estos productos tienen una huella de carbono neutral – después de la producción y procesamiento en China, el transporte a los consumidores en los Países Bajos, y, finalmente, la incineración para la producción de energía.

El Dr. Hans Friederich, dice: “Si el negocio de bambú es ampliarse para alcanzar su pleno potencial, especialmente en los países en desarrollo, la industria necesita demostrar de manera transparente su desempeño ambiental. Una evaluación del ciclo de vida robusta proporciona la evidencia de lo que los consumidores, los mercados y los reguladores están pidiendo “.

El estudio fue un esfuerzo de colaboración entre la sede en Holanda MOSO Internacional , líder en la producción de productos de bambú industriales de Europa, la Universidad de Delft , e INBAR.

El autor principal del informe, el Dr. Pablo van der Lugt, hizo hincapié en que no hay un único método para evaluar el estilo de vida del producto. Cada producto requiere su propio análisis. “Nuestros resultados muestran que la huella de carbono de los productos de bambú inspeccionados en este escenario puede ser carbono neutral. Esto se debe al realizar obras de reforma y la forestación en China que aumenta las reservas de carbono en los bosques, y la sustitución de los combustibles fósiles con el bambú al final del ciclo de vida del producto, basado en las normas de eliminación de residuos y escenarios en los Países Bajos “.

Los resultados presentados en el informe proporcionan un marco para inspirar a otros productores de bambú – guadua para utilizar el enfoque para evaluar su desempeño ambiental, y reducir el impacto medioambiental de sus productos. El análisis del ciclo de vida también informa a los legisladores sobre la sostenibilidad de los productos de bambú y los sistemas agroforestales que los suministran. Se informa a los procesos de elaboración de las políticas para fomentar el bambú y el ratán que se especificarán en las políticas nacionales e internacionales y planes de inversión.

Las grandes empresas consumidoras de madera están prometiendo deforestación cero para el año 2020, muchos están tratando al bambú – guadua como reemplazo de madera para muebles, fibras y otros productos.

Armado con validación científica proporcionada por un estudio del ciclo de vida, que ahora pueden validar de manera creíble a los consumidores los beneficios del uso verde del bambú.

Para más información:

El informe – “el impacto ambiental de los productos industriales de bambú Evaluación del Ciclo de Vida y Secuestro de Carbono”– se puede descargar aquí .

Fuente: Inbar 

http://www.forestalmaderero.com/articulos/item/cientifico-revela-que-productos-de-bambu-guadua-son-carbono-neutral.html