Archivo de la etiqueta: curso

Las claves para que las empresas colombianas ganen en sostenibilidad

Las empresas están llamadas a buscar la sostenibilidad mediante un manejo eficiente de los recursos naturales y de la energía

José González – jgonzalez@larepublica.com.co

El actual crecimiento demográfico y la alta explotación de recursos naturales han hecho que las empresas piensen en cómo mejorar sus procesos productivos para así generar un crecimiento sostenible, que sea amigable con el medio ambiente y la sociedad. Y aunque el desarrollo en ocasiones está relacionado con crecer en ventas e infraestructura, muchas compañías han repensado este planteamiento. Ahora su preocupación por aprovechar mejor las materias primas y el entorno son objetivos que lideran las políticas internas.

Actualmente, se prevé que en 20 años el crecimiento del stock de metros cuadrados se duplique. Esto resulta muy coherente, si se tiene presente que existe una estrecha correlación entre el crecimiento de las áreas construidas y el aumento en el tamaño de la población. En el caso colombiano, donde se observa que la población pasó de 44 millones en 2006 a unos 49 millones en 2016, dio como resultado la construcción de alrededor de 156 millones de metros cuadrados.

Adicional a esto, en las cifras presentadas por el Consejo Colombiano de la Construcción Sostenible (Cccs), se puede observar que el entorno construido a nivel mundial es responsable de 33% de las emisiones de gases de efecto invernadero, de 40% del uso de materiales y energía, y 20% del consumo de agua potable.

Así las cosas, las empresas están llamadas a buscar la sostenibilidad mediante un manejo eficiente de los recursos naturales y de la energía, que les permita a las compañías permanecer en el tiempo, optimizar sus recursos, mejorar su imagen e incrementar su productividad pero ¿cómo se puede obtener estas cualidades?

Esteban Gaviria, presidente de Leasing de Bancolombia, indicó que la posición corporativa a favor de la sostenibilidad y su convicción de mejorar los procesos en pro de la misma, quiere propagarse a sus clientes. Es por esto que brindan la oportunidad de embarcarse en la sostenibilidad desde cuatro diferentes frentes: fuentes no convencionales de energía renovable, gestión de la eficiente de la energía, construcción sostenible y producción más limpia.

Para conocer que frente se puede aplicar dentro de su empresa, Leasing Bancolombia hace un análisis en el que tienen en cuenta los procesos industriales, administrativos y operativos de la compañía, la forma en que se desarrollan y los costos asociados a cada uno de ellos.

“Una de las ventajas de trabajar con Leasing Bancolombia es precisamente esa, que contamos con un conocimiento importante sobre activos y podemos darle al cliente el mejor acompañamiento sobre esa variable. Nuestro propósito es que el empresario no se lance solo y sin la información suficiente en este tipo de proyectos sino que pueda contar con el acompañamiento necesario para encontrar soluciones que se acomoden a sus necesidades”, indicó Gaviria.

La legislación colombiana no es ajena en la búsqueda de mejorar los procesos como medio necesario para el desarrollo económico sostenible. La Ley 1715 de 2014 regula la integración de las energías renovables no convencionales al sistema energético nacional. Es por esto, que Leasing Verde de Bancolombia es una operación destinada a financiar proyectos sostenibles enfocados a la generación de energía por fuentes no convencionales de energía renovable (Fncer) eficiencia energética, producción más limpia y construcción sostenible.

Hasta el momento, Bancolombia ha logrado llevar a cabo 30 negocios, pero tienen 200 propuestas más en todo el país que buscan un camino más sostenible.

Leasing verde cuenta con varias líneas especiales: la línea verde, una apuesta del grupo Bancolombia para apoyar los procesos de eficiencia y sostenibilidad, las líneas de redescuento de la banca de segundo piso (Finagro, Bancóldex y Findeter) que cuentan con tasas muy competitivas, ajustadas a la situación de la compañía y a su actividad comercial o productiva.

Igualmente, Agroverde es la línea establecida para los empresarios vinculados en algún grado con el sector del agro, interesado en financiar proyectos de impacto positivo en el medio ambiente.

https://www.larepublica.co/responsabilidad-social/las-claves-para-que-las-empresas-ganen-en-sostenibilidad-2580182

Guadua: absurdo proyecto de ley Se abriría el camino para la desaparición de la guadua. Podría ser sustituida por cualquier cultivo.

30 de noviembre 2017 , 12:00 a.m.

Que toda una senadora de la República, María del Rosario Guerra, quien, además, ha ostentado la condición de precandidata presidencial, sea la autora de un proyecto de ley en cuya parte dispositiva se invoca una ley que no existe en el ordenamiento jurídico colombiano es insólito. Y más insólito aún resulta que la respectiva comisión constitucional y el Senado de la República en pleno hayan aprobado dicha iniciativa.

En efecto, el proyecto de ley número 43 de 2016, “por medio de la cual se incentivan la sostenibilidad ambiental y el uso productivo de la guadua, en la recuperación de la identidad y valores del paisaje cultural cafetero colombiano”, establece: “Artículo 4.º: Corresponde al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural definir y promover la política de fomento, manejo y uso de guaduales naturales y de plantaciones de reforestación comercial de acuerdo con la Ley 1377 de 2010 (…)”.

En el sagrado recinto donde se elaboran las leyes aún no se han enterado de que desde el año 2011 dicha ley fue declarada inexequible por la Corte Constitucional mediante sentencia C-685.

Si este proyecto finalmente se aprobara como ley, la norma caería muy pronto y de manera fácil por un vicio tan evidente. Pero esta columna no busca advertir sobre tamaño yerro para que durante el trámite que aún le resta a la iniciativa sea corregido y se evite así su segura caída

Conviene no hacer un oso internacional al pretender cambiar la naturaleza de la naturaleza por disposición del honorable Congreso de Colombia.

Es que, de todos modos, no tiene ninguna viabilidad, pues no solo falla gravemente en lo jurídico, sino también en lo técnico. Porque en el artículo 3.º del proyecto se ordena: “Clasificación. La guadua será un producto agropecuario (…)”. ¡Plop! Sería algo equivalente a ordenar por esta misma vía: “El café será un producto de la flora silvestre y, por tanto, le corresponderá al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mads) definir las políticas de su fomento, manejo y uso”. Absurdo.

El bambú (la guadua es un bambú) forma parte del concepto de “bosque”, de acuerdo con la definición mundialmente acordada, considerada preceptiva y utilizada en la elaboración de los informes nacionales, base de la Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales que realiza la FAO desde 1946. Conviene no hacer un oso internacional al pretender cambiar la naturaleza de la naturaleza por disposición del honorable Congreso de Colombia.

El proyecto de ley, visto como un todo, no tiene salvación porque este indefensable punto constituye su esencia y tiene por finalidad, no oculta por cierto, la de “zafarse” de la autoridad del Mads y de las corporaciones autónomas regionales, estas últimas, entidades ante las que deben presentarse las solicitudes y los planes para el manejo y aprovechamiento de los guaduales.

Para hacer aún más grave el error, se propone dizque trasladar esta competencia a los municipios, entes que no tienen ninguna experiencia ni preparación para tal función. Con ello se modificaría peligrosamente la Ley 99 de 1993 y se abriría el camino para la desaparición de la guadua, que, una vez catalogada como “producto agropecuario”, podría ser sustituida por cualquier cultivo y hasta por condominios campestres.

Cosa muy distinta es que deban hacerse, con el concurso de todos los actores involucrados, los ajustes reglamentarios e institucionales que se requieren para mejorar la gestión en este campo, en pos de garantizar la conservación y el uso sostenible de un recurso natural tan importante para el país por sus bondades como material para todo tipo de usos, por sus funciones de protección de suelos y aguas, por su contribución a la regulación del cambio climático y por su valor social, cultural y paisajístico.

JOSÉ MIGUEL OROZCO MUÑOZ
* Profesor de Política Forestal y Gobernanza Forestal, Universidad Distrital

VER MAS EN http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/jose-miguel-orozco-munoz/guadua-absurdo-proyecto-de-ley-156794

Pliego tipo tranquilizará a bancos y abre la puerta a las Mipyme

Para agilizar inversiones y obras es necesario que se tramite la ley de consultas previas

Lilian Mariño Espinosa – lmarino@larepublica.com.co

 

Esta semana se da inicio al XIV Congreso de la Infraestructura, que convoca a más de 3.000 empresarios, y los ejes a tratar están encaminados a evidenciar que la infraestructura reinicia su locomotora, a que las empresas tienen soluciones para los problemas de corrupción y, tres, que empieza la etapa en la que los pequeños y medianos empresarios se vuelven protagonistas. En entrevista con LR, Juan Martín Caicedo, presidente del gremio, explicó las metas a futuro y cuáles son los obstáculos a solucionar para seguir avanzando.

¿Cuáles son las metas que tienen con el Congreso?

La visita de más de 3.000 empresarios se da porque ven el esfuerzo que está haciendo el país, que tiene explicación en las decisiones del presidente Santos de dotar al sector de una institucionalidad fuerte, alejada de la politiquería, y crear un marco normativo que hiciera propicio el despliegue del sector. Ahora analizaremos algunos faltantes y uno es el que tiene que ver con las consultas previas a las comunidades. Ahora, sin prejuicios de los problemas, la locomotora sigue avanzando, se ha detenido un poco, ya que a raíz del escándalo de Odebrecht el sector financiero se alertó y nos han detenido cierres financieros, pero hay señales de que la locomotora va a recuperar su ritmo.

Hay mucha expectativa y oportunidades en cuanto a que los mandatarios locales ya van a mostrar en materia de obras lo que van a poner en marcha. Se evidenciará una serie de procesos de contratación y, por ejemplo, solo en Bogotá se contratará, según el alcalde Peñalosa, lo equivalente a dos veces lo que costó el Canal de Panamá. El rezago de los últimos 12 años se volvió una oportunidad.

¿Cómo va la ejecución del Plan de Transporte intermodal?

Ante la incertidumbre de cómo se conseguirán los ingresos para ejecutar esta hoja de ruta para los próximos 20 años en medio de un menor crecimiento y un ajuste fiscal, debemos adelantarnos. Es decir, los recursos llegarán en la medida en que la economía mejore, pero lo que hay que hacer es aprovechar este momento para hacer la preinversión: los estudios y diseños de los proyectos futuros. Por ejemplo en el Congreso entregaremos los estudios de la Carretera del siglo XXI, una vía de 1.500 kilómetros entre Buenaventura y Puerto Carreño.

Preocupa la ejecución, ¿cuándo veremos las obras?

Resultados hay. En los proyectos de cuarta generación se han adjudicado 31 por $53 billones. De esos, 20 son vías 4G y el resto iniciativas privadas. Lo interesante es que ya más de 60% tiene acta de inicio de obras y 21 están en construcción. La locomotora arrancó y hay algo que no se ha analizado, pero las obras están respaldadas por vigencias futuras, que si incluimos el metro, llegan a $100 billones. Estamos hipotecando a los próximos gobiernos para que las obras se hagan.

Aún hay muchos trámites, ¿cómo disminuirlos?

Lo ideal es que cuando la obra se licite estén resueltos los temas de adquisición de predios, interferencias de redes de servicios y que estén otorgados los permisos ambientales. Pero el Gobierno se dio cuenta de que si llegábamos a esa fórmula no habríamos arrancado a tiempo las concesiones. Entonces la Ley de Infraestructura dio unos primeros pasos y el proyecto de pliego tipo sugiere otros.

Ahora, hay algo que no está resuelto y que tenemos que solucionar en el corto plazo. No tenemos una ley de consultas previas. Y además a quien también le conviene esta ley es a las comunidades, porque hoy, la minería ilegal o la politiquería se disfraza de comunidad para chantajear y detener las obras.

En los últimos dos años hemos conocido del Ministerio del Interior siete proyectos en este sentido, por lo que hay que concertar con las comunidades, porque es una ley estatutaria. Pero llegó la hora de presentar y radicar en el Congreso ese proyecto que está haciendo falta.

El caso Odebrecht preocupó a las entidades financieras, ¿cómo darles confianza?

No es solo el caso Odebrecht, yo creo que este hecho opacó lo que está pasando en las regiones en contratación. Las cifras del Observatorio de la Cámara muestran que en los municipios más de 90% de los procesos contractuales conducen a únicos oferentes que terminan siendo los adjudicatarios y en los departamentos eso equivale a más de 70%. Eso pasa porque aún hay resistencia para que se utilice el pliego tipo, que estandariza las condiciones habilitantes, y los criterios para calificar a la hora de adjudicar para evitar que se manipulen a favor de los oferentes. Y justamente en este momento se está discutiendo en la Cámara la posibilidad de que ese pliego sea obligatorio.

Esto solucionaría además el temor financiero, ya que en el proyecto se consagra un artículo que le da tranquilidad a los bancos en el sentido de que se protege a los terceros de buena fe, en caso que se dé una nulidad.

Si la Cámara no aprueba el proyecto estamos matando la posibilidad de miles de empresarios, pequeños y medianos, que no pueden acceder a la contratación porque está cooptada por corruptos.

Y ¿solucionaría el problema?

Lo que ha hecho Invías es la demostración de que sí se puede. Ellos contratan a través de un pliego tipo y a la fecha han contratado $9 billones sin un solo escándalo. Es la demostración de que el pliego tipo sirve para fomentar, no solo la pluralidad de oferentes, sino la democracia. En Invías se obtuvieron 50 propuestas en promedio en las grandes obras y 140 en promedio en las pequeñas y medianas donde están las Mipyme.

En institucionalidad, ¿qué retos hay?

La ANI se preparó muy bien para estructurar, licitar y adjudicar, ahora se tiene que preparar para administrar a esos contratos durante su larga vida; son unas concesiones que van a durar entre 25 y 30 años.

https://www.larepublica.co/economia/pliego-tipo-tranquilizara-a-bancos-y-abre-la-puerta-a-las-mipyme-2571644

GUADUA ANGUSTIFOLIA

Guadua angustifolia
Taxonomía
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Liliopsida
Orden: Poales
Familia: Poaceae
Subfamilia: Bambusoideae
Supertribu: Bambusodae
Tribu: Bambuseae
Subtribu: Guaduinae
Género: Guadua
Kunth
Especies

LAMINADO DE GUADUA

https://guaduabambucolombia.com/wp-content/uploads/2013/09/ecotableros-precios-2016.pdf

Especificaciones

  • Dimensiones: 122 cm x 244 cm x 17 mm (altura x ancho x espesor).
  • Peso: 35 kg aprox.
  • Densidad: 0.7 g / cm cúbico.
  • Humedad final: 10% promedio.

PROPIEDADES FISICO MECANICAS:

  • Densidad Promedio 768 kgf/m3
  • Resistencia a la Flexión 547.6 kgf/cm2
  • Humedad Promedio 5.16%
  • Resistencia al Tornillo 218.4 kg (cara)175.3 kg(canto)
  • Ruptura Cizalla 2.52 N/mm2

PRESENTACION:

  • Alto x Ancho: 2.44m x 1.22m Espesor: 18mm

CUIDADOS POST-COMPRA:

  • Proteger del sol, la lluvia y la humedad. Tratar con delicadeza en el cargue, transporte y descargue.
  • Se recomienda para buen manejo del producto tener conocimientos del mismo y personal idóneo.

.

EXPL1

  • gustavoteneche@empresarios.com
  • Cel: +57-3178149055 – +57-3125395738

UBICACIÓN DE LA FABRICA, DIRECCIÓN

  • Km 2 vía Chinchiná Manizales.
  • Manizales, Caldas.
  • Colombia.

https://guaduabambucolombia.com/construccionesenguadua/laminadosypisosdeguaduabambu/

LAMINADOS DE GUADUA | GUADUA BAMBU COLOMBIA
LAMINADOS DE GUADUA, ECOTABLEROS GUADUA Y BAMBU COLOMBIA distribuidor autorizado. Estimado cliente, los laminados que comercializamos son aptos para hacer …
guaduabambucolombia.com

Gustavo Teneche

gustavoteneche@empresarios.com

“Profesional en Construcciones y Obras Civiles – UNAD”

Cel/what/Viber: +57-3178149055 – +57-3125395738

** Para envío de documentos e información

  • Alcalá Norte del Valle del Cauca
  • Cra 9 # 4-63 Centro – Oficina de Servientrega
  • a nombre de Gustavo Teneche

Guadua y Bambu Colombia

NIT 79967862-1

Régimen SIMPLIFICADO

www.guaduabambucolombia.com

www.facebook.com/groups/guaduaybambucolombia/

1482854914409_1_Primary_logo_on_transparent_417x75.png

Bambú Phyllostachys Aurea

Bambú Phyllostachys Aurea: generalmente es usada en diseños arquitectónicos o cielo rasos, cerchas, ventanas, muebles, artesanías y otros. Sus medida comerciales son de 3 cm * 3 metros de largo para que la vara sea recta o derecha, más de esto, la vara se tuerce y adelgaza. Escasamente la vara tienen medidas rectas y uniformes de 4 metros.

  • La inmunización del bambu generalmente es mediante calor o soplete (método de inmunizado) y se embellece adicionalmente con aceites naturales. Recomendamos el uso de aceites minerales, linaza, acpm o disel que sirven como protectores y humectantes. Puede entregarse con el solo brillo del bambú si el cliente lo desea.  

Los valores a continuación no incluyen transporte (el producto se despacha desde la Tebaida Quindío a todo el país)

  1. Valor de cada metro inmunizado es de $1800 pesos.
  2. El valor de cada metro al natural es de $1200 pesos.

PRODUCTO

PROCESO METROS TOTAL PRECIO METRO

BAMBU 3CM * 3M

NATURAL = VERDE 3 $3.600 $1.200
BAMBU 3CM * 3M

INMUNIZADO

3

$5.400

$1.800
NOTA El uso del bambú sin inmunizar no es recomendado porque se agrieta o se tuerce. comercialmente su medida es de 3 m x 3 cm.  

por favor aclararnos cantidades requeridas y punto de entrega.

El bambu tiene usos comunes en diferentes diseños como ventanas, sobre-cubiertas, diseño de espacios y otros trabajos artesanales o en muebles.

CONTACTENOS:

  • Gustavo Teneche
  • Celular: +57-3178149055

Para inmunizar y embellecer la guadua recomendamos:

Para inmunizar y embellecer la guadua recomendamos:

1.Seleccione y marque las guaduas a luz día con una marca fosforescente si piensa cortar a la madrugada antes de la salida del sol. Corte en el segundo día de la menguante.

2.Corte la guadua en sequia o menguante antes de las 5 am o antes de las 9 am, luego déjela en el guadual 3 semanas = 21 días para que se avinagre el almidón y se preserve naturalmente.

3.Deje orear la guadua al sol durante 8 a 15 días para que seque un poco, luego procede a inmunizarla. Recuerde que de acuerdo al grado de secado que esta tenga ese será el grado de inmunizante que absorba. Si la inmuniza recién cortada no tendrá ningún efecto el inmunizante que le aplique.

4.Preservación por inmersión (use aguas lluvias) debe romper el anillo interno de la guadua con una varilla de 1/2 y sumergirla en guadua durante tres días, esta agua debe tener (sales de bórax y ácido bórico kilo y medio de cada uno * 100 litros de guadua) – (Inmunestan Carpintero es un litro * 200 litros de agua) – (C5B un litro * 100 litros de agua); al final saca a guadua, la escurre y la seca bajo techo durante 15 días para luego usarla.

5.Preservación por inyección debe tener en cuenta que perfora la guadua a dos dedos por debajo de cada anillo en zic-zac (no en línea recta), le inyecta 14 cm con una jeringa ganadera o con una fumigadora en chorro tres aplicaciones por cada perforación; y la dosificación de agua para el inmunizante debe ser la mitad a la de inmersión, es decir: (sales de bórax y ácido bórico kilo y medio de cada uno * 50 litros de agua) – (Inmunestan Carpintero es un litro * 100 litros de agua) – (C5B un litro * 50 litros de agua); al final de esto deja la guadua parada durante tres días con el inmunizante y luego puede usarla.

6.PARA EMBELLECER Y RESTAURAR LA GUADUA no use lacas porque tapan el poro de la guadua y no al dejan respirar por lo cual la agrieta y la revienta. Recomendamos usar cada año aceite de linaza industrial con trementina (1*1) aplicando con brocha o el aceite de teka.

Para cualquiera de los inmunizantes recomendados contáctenos por favor a gustavoteneche – PBX: 1-4757752 – 3178149055 – 3125395738

VER MAS EN http://guaduabambucolombia.com/inmunizantes/

GUSTAVO TENECHE

gustavoteneche@empresarios.com

TECNÓLOGO EN GESTIÓN DE OBRAS CIVILES Y CONSTRUCCIONES (UNAD)

Diseñador y constructor con guadua y otros recursos naturales.

MAS INFORMACION

Cel/whatsapp +57-3178149055, +57-3125395738

www.guaduabambucolombia.com

CONSTRUCCIONES EN GUADUA BAMBU

Estimado cliente de GUADUA Y BAMBU COLOMBIA.

Dios no soporta dos cosas: que engañes al que te vende, y que engañes al que te compra. (Pro 20:23)

Construir con guadua es una de las mejores opciones porque:

La construcción con guadua pueden ser, o no, más económica a una obra civil tradicional y todo esto de pendiendo del deseo del cliente. Pero quienes se guían por la idea de una casa de encanto a muy bajo costo fueron engañados por el lenguaje popular de quienes no saben ni conocen el trabajo y el proceso que realmente debe tener una guadua para que sea apta para construir.

Lo que sí podemos decir es que en Latino américa hay construcciones con más de 300 años y en Colombia, en especial en el Eje Cafetero, hay construcciones con más de 150 años de antigüedad realizadas inicialmente con guadua y con algunas transformaciones que, familias prominentes, arrieras y creativas, han llevado a que hoy sea El Paisaje Cultural Cafetero de Colombia (PCC) declarado por la UNESCO. Teniendo estas estructuras como una carta abierta en estructuras podemos decir que una casa en guadua, bien diseñada, bien procesado el material y con una mano de obra calificada, podemos decir que la garantía de estas casas deben ser para toda la vida.

Cuando usted decide construir con guadua no solo compra una artesanía sino que también contribuye a mejorar el medio ambiente puesto que la guadua es una planta de rápido crecimiento (13 a 15 cm diarios); es la planta de mayor captación de C02 (entre 50 a 55 th * ha); limpia los ríos y regula las aguas cuando hay inundaciones; previene la sequía en la flora y fauna cuando tenemos verano; tiene una madures a sus 3 y máximo 5 años. Y cuando la usamos bien estructuralmente carga hasta 3 tn en compresión siendo superior al hacer 31 kilogramos por lo cual es reconocida por los ingenieros alemanes como como Acero Vegetal.

Es una construcción liviana y más rápida a una construcción tradicional.

Trabajamos con el arte del muro tendinoso que son muy fuerte, pero también combinamos algunos otros materiales ya que de esta forma enriquecemos el diseño y el arte de la construcción. Una casa solo en guadua no es muy conveniente a menos que así se requiera, pero si se trabaja un 50 u 80% con solo guadua. Si el cliente desea combinar otros materiales debe tener en cuenta que todo esto puede generar otros costos ya que la combinación exige adaptación y estudio de algunos otros materiales.

Cualquier construcción que se requiera exige hacer un diseño y ejecutar unos planos puesto que el diseño permite reconocer lo que se quiere y el plano es el la guía estructural y de diseño, además es un requisito para solicitar la licencia de construcción. Solo las constructoras ofrecen modelos de vivienda cuando se tienen proyectos de 100 o 500 viviendas, pero en este caso se trabaja bajo una necesidad del cliente; por ende solo mostramos a usted nuestro PORTAFOLIO #CONSTRUCCIONES #GUADUA COLOMBIA donde usted reconoce nuestra capacidad de trabajo y algunas imágenes de él; eso si, si decide contratarnos entonces realizaremos diseños y ejecutamos planos de acuerdo a la negociación.

NOTA: Algunas personas preguntan por el #PREFABRICADO EN GUADUA y, la verdad, este no existe. Lo que si se realizan son unos pequeños pórticos pre-ensamblados en el taller si el campo de trabajo es difícil. Luego se envían a obra y se ensamblan basados en un plano y manual ahorrando 50% de trabajo en campo; pero no hay módulos #prefabricados que se vendan en palets y manuales.

Cordialmente

GUSTAVO TENECHE
Empresario, Constructor y Diseñador en guadua.
gustavoteneche
www.grupoempresarial.co
Oficina Bogota 1-4757752
Cel/whatsapp: +573125395738 – +573178149055
Skype: gustavo.teneche
https://www.facebook.com/gustavo.teneche

  • En el comienzo de todo, Dios creó el cielo y la tierra.

madera-legal-clombia.jpg

PORTAFOLIO CONSTRUCCIONES GUADUA COLOMBIA.pdf

Guaduas se ganó su lugar en la historia

Guaduas se ganó su lugar en la historia

El novelista Santiago Gamboa visitó la ciudad de su infancia y esto escribió sobre ella.

Por: SANTIAGO GAMBOA | 12:14 p.m. | 7 de octubre de 2015 En Guaduas se pueden apreciar excelentes muestras de la arquitectura colonial colombiana, como la Casa Museo de Artes y Tradiciones Patio del Moro.
Foto: Filiberto Pinzón / EL TIEMPO

En Guaduas se pueden apreciar excelentes muestras de la arquitectura colonial colombiana, como la Casa Museo de Artes y Tradiciones Patio del Moro.
Volver a Guaduas es como hacer un largo viaje hacia mi infancia y adolescencia, un regreso sentimental a la década de los setenta, cuando iba con mis padres a una finca familiar prácticamente todos los fines de semana, lo que quiere decir que también crecí y me formé entre esas ceibas, cafetales y árboles de guama. Allá aprendí a nadar y a pescar. También, a montar a caballo, cazar cangrejos y reconocer culebras, sobre todo la temible talla x. Pero hacía ya más de veinte años que no iba, y por eso estaba ansioso.

La vía de salida de Bogotá ya no es la misma, pues ahora se va por La Vega, pero a partir de Villeta sí pude reconocer cada curva, las solitarias tiendas a la orilla de la carretera y los lavaderos de tractomulas, con su artesanal sistema de duchas para camiones, hechas con guadua y frascos plásticos recortados. El olor de la tierra templada es todavía el mismo. En los paraderos se venden almuerzos, gaseosas y cerveza; también panela, mandarinas, piñas y achiras.

El alto del Trigo me impresionó. Recordaba un caserío con algunos comederos y tiendas, pero hoy es una enorme estación de descanso para choferes fatigados que incluye hoteles y un parqueadero donde caben un centenar de camiones. Por ahí pasan en los dos sentidos. Los que vienen de Medellín y Barranquilla, cargados de mercancía para Bogotá, y los carrotanques del petróleo que suben del Llano a la estación de bombeo de Guaduas, donde está el oleoducto.

Desde ese alto, hacia el occidente, se ve caer la cordillera en suaves pliegues verdes y formar, abajo, un plano. Ahí está la mancha blanca de Guaduas. Antes de llegar me detengo en el kilómetro 112. Ahí está la portada de nuestra vieja finca, Bogalusa, que aún es de mi familia pero que, como la casa Usher, se cae a pedazos. Los paramilitares de la región exigieron pagos que no quisimos hacer, así que la perdimos por más de dos décadas. Mejor eso que ser cómplice a la fuerza.

Me llené de ánimos para entrar. Allí estaba Orlando, el cuidandero, que sacó su llavero y abrió la casa. Muros derruidos y sucios. Techos abiertos, humedad. “¿Por qué está esto tan solo?”, pregunté, como en Pedro Páramo; él se alzó de hombros e imaginé que decía: “Son los tiempos, señor”. Aún quedaban algunos estantes con viejas revistas Vanidades, algo de loza e instrumentos de veterinaria. Creí escuchar mis propios gritos de niño, correteando por ahí con mi hermano y mis primas. Luego caminé por la derruida terraza en la que, a los quince años, leí El reino de este mundo, de Carpentier.

Llegó una punzada de tristeza así que seguí hacia el pueblo, tres kilómetros más abajo, un paseo que, en vacaciones, hacíamos a pie, por el viejo Camino Real que va de Honda hasta Bogotá y por el que subieron a la capital virreyes, funcionarios y mercaderes españoles durante varios siglos.

Qué emoción volver a la plaza y ver que la bizcochería El Néctar y la hostería Colonial aún existen en sus casonas antiguas, de muros blancos encalados y tejas de barro. A pesar del bullicio de las motos y que algunos carros la usan de parqueadero, esa plaza sigue siendo la misma que pintó el acuarelista inglés Edward W. Mark en 1853 y que hoy podemos ver en los billetes de diez mil pesos. Décadas antes, el día de año nuevo, se ponía un andamio de guadua en el centro de la plaza con fuegos pirotécnicos. Le decían el “castillo” y se encendía a medianoche, provocando un efecto que, a principios de los años setenta, parecía realmente sobrenatural. A esa hora se abrían también las puertas de la iglesia, que tiene la dignidad de ser catedral, para la misa de gallo.

La plaza que pintó el inglés Edward W. Mark en 1853 y que se ve en los billetes de 10.000. Archivo / EL TIEMPO
Yo lo veía todo desde nuestra mesa en la Hostería Colonial, con mis padres y abuelos, siempre con una pizca de nervios por el excesivo jolgorio, los gritos y el olor a pólvora. Ya había habido peleas entre campesinos borrachos, a machete limpio, en las tiendas y cafetines del sector norte de la plaza. Al frente, en la esquina occidental, sobrevive la antigua casa de los Virreyes, intacta. Ahí funciona la biblioteca de la Fundación Antonio Romero Guzmán, y Claudia, la bibliotecaria, me muestra los libros y los viejos sillones de lectura, a la sombra de ese bonito patio colonial. En esa casa nació, en 1800, don Joaquín Acosta, nombrado subteniente del batallón de Cazadores de Nueva Granada por el propio Simón Bolívar a los 19 años y, sobre todo, padre de Soledad Acosta de Samper, la escritora más interesante del siglo XIX, esposa de José María Samper, a quien conoció aquí, en Guaduas, durante unas fiestas.

La historia de Colombia pasó a raudales por el pueblo. Desde los indios panches, furibundos guerreros, hasta las emperifolladas carrozas virreinales que subían a Santa Fe de Bogotá desde el puerto del río Magdalena. La villa de Guaduas, con su amable temperatura, era el sitio ideal para hacer un alto en el camino antes de treparse a las cumbres de la cordillera. Por su clima fértil fue que luego, en la expedición botánica, se experimentó con éxito el cultivo del níspero, originario de China y Japón.

Subiendo por el lado de El Néctar está el convento de la Soledad, donde hoy funciona la alcaldía. Lo encuentro cerrado, pero el azar me reúne con Fernando Arturo Rojas, guía especializado, quien me cuenta la historia del claustro de suelos empedrados y patio colonial. La fundación definitiva de Guaduas se debió a este convento, en 1610, y por eso es la edificación más antigua. Todo creció en torno a ella. Un poco más arriba, siempre por el Camino Real de mi infancia, bordeando la quebrada en la que corrí y salté de piedra en piedra, está el monumento al líder comunero José Antonio Galán, rebelde contra el poder de España y condenado en 1781. Su sentencia está en una placa, en la plaza: “Condenamos a José Antonio Galán a que sea sacado de la cárcel, arrastrado y llevado al lugar del suplicio, puesto en la horca hasta cuando naturalmente muera; que, bajado, se le corte la cabeza, se divida su cuerpo en cuatro partes y pasado por las llamas (…); su cabeza será conducida a Guaduas, teatro de sus escandalosos insultos; la mano derecha puesta en la plaza del Socorro, la izquierda en la villa de San Gil; el pie derecho en Charalá, lugar de su nacimiento, y el pie izquierdo en el lugar de Mogotes; declarada por infame su descendencia; asolada su casa y sembrada de sal, para que de esa manera se dé olvido a su infame nombre”.

Pero la más ilustre personalidad nacida en Guaduas, cuya estatua preside la plaza a merced de las palomas, es la joven patriota independentista Policarpa Salavarrieta. Su casa, a dos cuadras de ahí, es hoy un museo en restauración, aunque algunos objetos pueden verse expuestos en el colegio público. La heroica Pola, espía de los ejércitos libertadores, fue condenada a muerte por fusilamiento a los 21 años, en 1817. Esto pasó en la parte final del último virreinato, el de don Juan Sámano, que tenía fama de andar siempre muy nervioso. Tanto que la historia también le anotó los fusilamientos del sabio Caldas y Jorge Tadeo Lozano.

Policarpa, antes de morir, dijo unas palabras que podrían haber sido repetidas en muchos momentos de nuestra Historia: “Miserable pueblo, yo os compadezco; ¡algún día tendréis más dignidad!” Pasando su casa está el mercado, en dirección a la carretera, y el pueblo, a pesar de que conserva su arquitectura colonial, se llena de comercios banales y ruidosos. Veo venir un viejo jeep Gaz 69 de pasajeros, con la parrilla del techo repleta de bultos, y luego un Carpati, algo más moderno. ¡Esto sí que es viajar al pasado! Vuelvo a la plaza y veo el atardecer detrás de las palmeras, desde la hostería Colonial.

Mañana iré a comer viudo de bagre o de capaz al Magdalena, al lado del puente, en el hervidero de Puerto Bogotá. Es el confín del municipio. Y tal vez pueda decir, imitando esa novela de Daphne du Maurier, Rebecca: “Anoche soñé que volvía a Guaduas”.

SANTIAGO GAMBOA*
Escritor. Ha publicado 11 novelas, dos libros de viajes y miles de páginas de periodismo. Su más reciente novela es ‘Una casa en Bogotá’.
*Este es un proyecto de Fontur, el Hay Festival y EL TIEMPO

http://www.eltiempo.com/colombia/otras-ciudades/recorrido-por-guaduas-colombia/16395781

Cordialmente

GUSTAVO TENECHE
Empresario, Constructor y Diseñador en guadua.
gustavoteneche
www.grupoempresarial.co
Oficina Bogota 1-4757752
Cel/whatsapp: +573125395738 – +573178149055
Skype: gustavo.teneche
https://www.facebook.com/gustavo.teneche

  • En el comienzo de todo, Dios creó el cielo y la tierra.

madera-legal-clombia.jpg

Artículo Revista VivaGuadua 2015; Fundación Escuela para la Vida

Hola Carito como vas, te anexo nuevamente mi escrito y espero que sea del agrado de todos los lectores y el de ustedes.

Te anexo igualmente unas cuantas imagenes que espero te sirvan tal como me indicaste.

* Quedo atento a cualquier comentario adicional.

LEYENDA DEL ORO VERDE

Muchos de nosotros hemos oído hablar de la leyenda del DORADO que al estilo de la gran fantasía latinoamericana sustrajo la conciencia de conquistadores españoles a inicios del siglo XVI y, desquiciados por el mineral brillante y precioso que vuelto polvo envolvía el cuerpo de las doncellas muiscas para llevar ofrendas a la diosa Chía cada luna llena en medio de danzas y sonidos acústicos. Fue una gran historia y una gran leyenda nacional.

Pero hoy, cinco siglos después, Colombia vuelve a ser leyenda, pero esta vez no dorada, sino verde. Es decir, nuestra hermosa y bella tierra muestra su gran bendición y cautiverio a todo el mundo diciendo que no solo es mineral sino también una gran fauna silvestre.

La guadua, es hoy la Cenicienta que muchos constructores usan como el desvaradero en sus proyectos, pero ella grita e intenta respirar con dignidad entre quienes buscamos su zapato para llevarla a la fiesta donde deja de ser la gramínea opcional para volverse la reina de la fiesta en una estructura.

Y esta vez son ellos, los mismos extranjeros y algunos pocos colombianos, los que reconocen la dignidad que ondea entre bosques como una modelo entre montañas y ríos donde se lava el cuerpo para devolver a la tierra el agua pura y descontaminada. Además, es ella crece rápidamente entre 8 a 15 cm diarios todo de pendiendo del lugar donde se haya adaptado, pero siempre favoreciendo el medio ambiente ofreciéndonos un mundo más puro y más limpio en estos momentos de tanta contaminación.

Los invitamos a construir y a usar la guadua en sus estructuras. Darle a ella, a la Cenicienta del bosque, la oportunidad de bailar a su lado, permitiendo que nos convierta en príncipes constructores que, además, al ponerle el zapato adecuado, ella junto a otros materiales bien combinados generan una orquesta visual que alegra la vida de todos los que se abrazan con su frescura y su belleza.

La guadua no es una simple opción de construcción, sino que es una de las mejores para quienes buscan una casa de sueños artesanal, digna, elegante, duradera y especialmente sismo indiferente.

Recuerde, las construcciones en guadua son para toda la vida solo si procesamos la guadua adecuadamente, diseñamos correctamente y trabajamos con una mano de obra calificada.

Nuestra empresa GUADUA Y BAMBU COLOMBIA está a sus órdenes y siempre a su servicio ofreciéndole cada día más experiencia.

Gustavo Teneche

Empresario, diseñador y constructor.

gustavoteneche

Cordialmente

GUSTAVO TENECHE
Empresario, Constructor y Diseñador en guadua.
gustavoteneche
www.grupoempresarial.co
Oficina Bogota 1-4757752
Cel/whatsapp: +573125395738 – +573178149055
Skype: gustavo.teneche
https://www.facebook.com/gustavo.teneche

  • En el comienzo de todo, Dios creó el cielo y la tierra.

madera-legal-clombia.jpg

El 1 de octubre de 2015, 16:33, carolina.montoya <carolina.montoya> escribió:

Hola Gustavo, te adjunto el artículo que nos habías enviado para la publicación en la 3ra. edición de la Revista VivaGuadua 2015.

Te mando de todas formas las especificaciones de cómo necesitamos las fotografías a prueba de virus 🙂 y las del artículo

– artículo de 550 palabras máximo
– Tipo de letra: Arial 12
– renglón sencillo
– 5 fotografías en alta resolución a 300 dpi, tamaño mínimo: 20cm x 10cm
ó 2300 pixeles de ancho x 1300 pixeles de alto.
– perfil personal de 100 palabras máximo
– 1 fotografía de medio cuerpo en alta resolución y enfocada
– logo de la Institución o empresa (si es necesario) en formato PNG en alta resolución a 300 dpi, tamaño mínimo 5cm de ancho x 3cm de alto.

Si se anima a comprar una pauta podría Visibilizar su empresa a nivel mundial porque sacamos 1.000 ejemplares que distribuimos en Colombia y Alemania. Le ofrecemos un Certificado de Donación por el valor de la pauta, si es solicitado. Podrá llegar a un público específico de aproximadamente 1.500 lectores y estará ejerciendo su Responsabilidad Social Empresarial con nosotros.

Los precios de las pautas son:
1 página tamaño carta $ 900,000.00
1/2 hoja tamaño Carta $ 500,000.00
1/4 de hoja tamaño Carta $ 250,000.00
2 páginas seguidas $ 1,500,000.00

Quedo súper atenta a sus comentarios y le deseo un feliz viaje.

Carolina Montoya Ossa
Fundación Escuela para la Vida – entidad sin ánimo de lucro.
Calle 1 Oeste # 4-93 B/ San Antonio.
Tel: (2) 8930539
cel. 3147702393, 3127885638
http://www.escuelaparalavida.org