Una vida dedicada a las artesanías

Jueves, 30 Junio 2016 06:10

Una vida dedicada a las artesanías

Escrito por LA NACIÓN, NEIVA

.El Encuentro Nacional de Maestros Artesanos que se desarrolla en el Centro de Convenciones ‘José Eustasio Rivera, homenajeó en esta edición a maestros artesanos del Huila. .El Encuentro Nacional de Maestros Artesanos que se desarrolla en el Centro de Convenciones ‘José Eustasio Rivera, homenajeó en esta edición a maestros artesanos del Huila.

Desde el día martes los pabellones del Centro de Convenciones ‘José Eustasio Rivera’ viven una fiesta de diversidad cultural con la 24ª edición del Encuentro Nacional de Maestros Artesanos, espacio propicio para conocer piezas únicas de moda, diseño, decoración y gastronomía; así como las historias de quienes forjan estas artesanías.

Precisamente para esta ocasión la organización decidió homenajear a hombres y mujeres del Huila que durante décadas han llevado lo mejor de la identidad y cultura de la región a lo largo y ancho del departamento y del país.

Ellos, quienes con sus manos elaboran las mejores creaciones populares a partir de materias primas naturales, destacando por su calidad, colores, formas y textura, le contaron a La Nación cómo aprendieron cada uno de sus artes y el proceso de elaboración de sus obras.

“Lo mío es amor por las artesanías”

Libardo Monje Cardozo, oriundo de La Plata, ha destacado por sus creaciones populares en trabajos que recurren a la guadua y materias primas naturales para la elaboración de productos decorativos que exaltan el alma festiva del pueblo de Huila, así como instrumentos musicales típicos del departamento.


Libardo Monje Cardozo, artesano resaltado por su trabajo con la guadua.

“Vengo de una familia de artistas con músicos, pintores y tejedores, por eso se puede decir que nací con este don y amor por las artesanía. En un principio me gustaba hacer carritos en tablas, no teníamos las herramientas y nos tocaba a puro machete”, destacó.

Aunque resalta que siempre ha contado con la dote artística en sus venas, fue tan solo hasta la avalancha del Páez que explotó sus capacidades, apoyado por el maestro Arcesio Gaviria.

“Con esta avalancha a La Plata mandaron al instructor Arcesio Gaviria para que le enseñara a hacer artesanías a los damnificados. Él me vio aptitudes y me llevó a Tello. Allí me enseñó lo que sabía y ahí fue donde aprendí a desarrollar lo que son las manualidades en cabuya y guadua”, señaló Libardo, quien desde entonces se ha dedicado a la labor artesanal.

“Muchas veces la gente ve el trabajo y no cree que es guadua o que uno lo ha hecho con sus propias manos porque está muy bien trabajado. Ahí me dicen que tengo unas manos muy creativas por lo que uno se siente orgulloso”, destacó Cardozo, agregando que a pesar de su experiencia continua siendo un inquieto de aprender y enseñar este arte.

Un arte que pasa de generación en generación

Aracelis Morales Carvajal, natural de El Pital, forma parte de una familia alfarera residente en la vereda San Joaquín de ese municipio. Dedicada al oficio de la alfarería, arte popular que aprendió de su madre. Ofrece una línea de productos utilitarios para el hogar y cocina en donde destacan los tiestos de asar, areperas, ollas, mezcladores de ponche y melcocheras, entre otros.


Aracelis Morales destacada por su trayectoria en la alfarería.

“Llevo 45 años trabajando con esto. Este arte lo aprendí de mis padres y ellos de sus abuelos. Mis hijas también lo han aprendido por lo que es una tradición familiar que esperemos seguir conservando” señaló.

“Para hacer una de estas obras de alfarería se empieza extrayendo el barro, luego se coloca en pila par que se ablande. Cuando ya está blandito se aplica un cuero y arena, se vuelve a pilar y ya cuando se une se empiezan a trabajar las figuras para al final asarlas” resaltó Aracelis quien durante todo el año se dedica a este arte.

Aracelis y su familia son uno de los pocos artesanos dedicados a la alfarería tradicional, creaciones que continúan contribuyendo de forma notable a la preservación de la identidad cultural del Huila.

“La cestería es un trabajo que le debe nacer a uno”

Segundo de Jesús Urbano Cerón, natural del municipio de San Agustín, es una de las figuras representativas de la cestería en el Huila, oficio que desarrolla desde hace más de 40 años, generando productos decorativos y utilitarios a partir de fibras, semillas y bejucos naturales de la región, recreando en sus obras elementos propios de la identidad cultural del ser huilense.


Segundo de Jesús Urbano Cerón quien rasalta por su trabajo con las fibras y semillas de los bejucos.

“Yo soy oriundo del departamento del Cauca pero a los diez años me fui para San Agustín en donde aprendí el arte de tejer las cestas y llevo 40 años trabajando en ello”, manifestó.

Cerón resalta que debido a la caída de la economía en el departamento ya son muy pocas las personas que se dedican a esta labor por lo que considera que actualmente quienes la practican lo hacen más por amor.

“La cestería es un trabajo que le debe nacer a uno porque ya somos pocos los que la practicamos en el Huila, cerca de diez nada más”, declaró.

A pesar de las dificultades que se puedan presentar, afirma que uno de las grandes maneras en las cuales se retribuye su labor es partir de los buenos comentarios de sus trabajos por parte de la gente.

“Hay muchas personas que va al local que tengo en San Agustín y señalan que es el mejor sitio donde se trabaja las cestas y la artesanía y lo mejor es que en mi taller encuentran piezas únicas por lo que a la gente le gusta ir y verme trabajar”.

GUSTAVO TENECHE

gustavoteneche@empresarios.com

Diseñador, Constructor y Empresario de la Guadua.

MAS INFORMACIÓN

Cel/whatsapp +57-3178149055, +57-3125395738

www.guaduabambucolombia.com

www.facebook.com/groups/guaduaybambucolombia/

uc?export=download&id=0ByO6fkvlQom2eTllZlp6VEVpSGs&revid=0ByO6fkvlQom2cDhUTW1wOHhIckd6ZEVTMFphZi82TXVydi9ZPQ

uc?export=download&id=0ByO6fkvlQom2MmJjVWdhVmdKazg&revid=0ByO6fkvlQom2K2RzNXZYVWNERGlLdVhSYlhJYVpaQnRRUWJFPQ

Deja un comentario