Sagarpa promueve alternativas productivas

Sagarpa promueve alternativas productivas

La dependencia señaló que uno de estos casos es el cultivo de Bambú, que genera más de cuatro mil empleos directos y más de 26 mil indirectos, en mil 200 hectáreas de plantación en los estados de Tabasco, Chiapas, Veracruz y Puebla, y de los que se obtiene una derrama superior a los 70 mil pesos por hectárea.

México, 24 Jun. (Notimex).- La Secretaría de Agricultura, a través de la Coordinadora Nacional de las Fundaciones Produce (Cofupro), promueve alternativas de producción en zonas rurales del país que presentan condiciones de pobreza y donde los cultivos tradicionales no son una alternativa a las necesidades de los productores.

La dependencia señaló que uno de estos casos es el cultivo de Bambú, que genera más de cuatro mil empleos directos y más de 26 mil indirectos, en mil 200 hectáreas de plantación en los estados de Tabasco, Chiapas, Veracruz y Puebla, y de los que se obtiene una derrama superior a los 70 mil pesos por hectárea.

Los productores y líderes de los proyectos de bambú en estos estados, Felipe Casanova, Jorge Suárez Moreno y José Oscar Padilla señalaron que esta planta se adapta fácilmente a las condiciones de clima y suelo de esos estados, sobre todo la variedad “Guadua Angustifolia”, la cual es altamente resistente, por lo que es utilizada en la industria de la construcción, principalmente.

Explicaron que una hectárea de bambú tiene 400 cepas, las cuales llegan a producir bambú por más de 60 años sin necesidad de resembrar; cada una da entre 10 y 12 culmos, (vara cilíndrica de entre 20 y 26 metros, con un diámetro de tres pulgadas).

En un comunicado, la Segarpa subrayó que a nivel mundial, la producción tiene un valor actual de 12 mil millones de dólares, y se estima que para el año 2017 ascienda a los 20 mil millones de dólares, y en México representa una alternativa de empleo en zonas que presentan condiciones de pobreza.

Sostuvo que México tiene amplia posibilidades de convertirse en uno de los principales proveedores del mercado de los Estados Unidos, donde anualmente se eroga un promedio de 150 millones de pesos por importaciones de bambú.

Indicó que los proyectos de bambú son apoyados por la Secretaría de Agricultura, COFUPRO y sus Fundaciones en esos estados, y forman parte de las acciones que se llevan a cabo en el marco de la Cruzada Nacional contra el Hambre, ya que los viveros se encuentran en zonas consideradas en pobreza.

A su vez, el presidente de la COFUPRO, Mauricio Lastra Escudero, señaló que ante el bajo potencial que presentan algunas zonas de esos estados para cultivos tradicionales, se ha optado por la siembra y explotación del bambú, el cual es altamente productivo.

Explicó que este cultivo se siembra sólo una vez y se puede cosechar hasta 60 años, es la planta con mayor crecimiento en el mundo, se puede utilizar desde los dos años para fines artesanales y a partir de los cuatro años en la construcción; aporta al suelo entre dos y cuatro toneladas de biomasa por hectárea al año, y se reproduce con bajos costos de producción.

En materia ambiental, manifestó que una hectárea de bambú captura 40 por ciento más de bióxido de carbono (CO2) en los primeros tres años, que una de pinos o eucaliptos en 10 o 14 años.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.